10 mitos sobre las franquicias: los conceptos erróneos más frecuentes

Mitos sobre las franquicias

Los conceptos erróneos siempre surgen en el mundo de los negocios, creando a su alrededor creencias falsas acerca de su forma de trabajar. Así que, al igual que en una empresa tradicional, existen mitos sobre las franquicias que debemos conocer.

Desde una perspectiva externa, se suele pensar que las franquicias son más caras que iniciar un negocio desde cero, que son una garantía de éxito; entre otras creencias que se han relacionado por mucho tiempo, pero ¿esto es cierto?

La verdad es que si estás pensando en convertirte en un franquiciado, es mejor conocer los diferentes mitos que rodean a este modelo de negocio. A continuación, te hablaremos sobre algunos de ellos.

¿Cuáles son los mitos de las franquicias más frecuentes?

Los franquiciados se convierten en empleados de los franquiciadores

Un concepto muy equivocado que solemos encontrar es creer que los franquiciados son empleados del dueño de la franquicia.

La verdad es que los franquiciados no tienen ninguna relación laboral con los franquiciadores. Solo se encargan de gestionar la franquicia, manejar las operaciones diarias del negocio, seleccionar el personal, entre otras funciones.

Así que este es uno de los mitos de las franquicias más comunes, pues la relación que existe entre estas figuras es independiente. 

Y es que el franquiciado sí debe cumplir con las normas y reglas establecidas por la casa matriz, pero no cumple con el papel de empleado.

No es necesario contar con asesoría legal para montar una franquicia

Para tener éxito en este tipo de negocios, es importante armarse de todo el apoyo necesario. Esto permitirá aumentar las posibilidades de triunfar.

Así que entre las asesorías recomendadas, está el área legal. Recordemos que para entrar en el negocio de las franquicias es necesario firmar un contrato, y lo mejor es tener la representación de un experto en la materia para conocer todas las cláusulas.

Todas las franquicias son de comida rápida

Este uno de los mitos sobre las franquicias que ha surgido por la gran cantidad de negocios de comida rápida que se incluyen en el sistema de franquicias. 

Sin embargo, la verdad es que una franquicia no necesariamente tiene que ser de comida rápida, puede dedicarse a cualquier sector; siempre y cuando sea un modelo de éxito que sea capaz de expandirse.

Invertir en una franquicia es más caro que iniciar un negocio de cero

La inversión en franquicias puede variar, dependiendo del sector y la marca. Y aunque es cierto que se deben pagar tasas y derechos, no siempre esto representa una inversión más alta que la de iniciar un negocio desde cero.

Debemos tomar en cuenta que para comenzar un negocio de cero, se necesita armar un presupuesto para el marketing, con el objetivo de dar a conocer la marca.

Además, es necesario invertir en capacitación; pero con las franquicias estos costes se reducen considerablemente, ya que suelen ser negocios posicionados en el mercado.

Las franquicias son negocios propios

Es común confundir este concepto en el mundo de las franquicias. La principal razón es porque existe una inversión de por medio, pero la verdad es que el franquiciado solo recibe el derecho de obtener ingresos bajo el nombre de una marca.

En resumen, un franquiciado no compra la marca, solo recibe el derecho de trabajar bajo sus mismos procesos, con el respaldo, y por un tiempo determinado.

Todas las franquicias son caras

No todas las franquicias son caras. Pero sí depende de la marca, el sector, el reconocimiento y las alternativas que ofrezca. 

Existen franquicias que se pueden adaptar a diferentes presupuestos. De hecho, las podemos filtrar por el número de habitantes de una localidad o la inversión que se desea realizar.

No necesitas trabajar mucho cuando inviertes en una franquicia

Nos encontramos con otro de los mitos sobre las franquicias más frecuentes. Y es que, al ser un modelo de negocio que funciona bajo una fórmula de trabajo ya probada, se suele creer que todo marchará sin tener que hacer el mínimo esfuerzo.

La verdad es que, aunque es cierto que al adquirir una marca reconocida hace que todo sea un poco más sencillo, esto no es indicativo de que una franquicia pueda ser gestionada sin tener que mover un dedo. Por el contrario, estos son modelos de negocio que le exigen al franquiciado mayor disponibilidad de tiempo.

Todas las franquicias son garantía de éxito

Con solamente hacer una búsqueda por internet, podrás percatarte que hay más de una franquicia que fracasa sin importar lo reconocida que sea. 

Además, en ocasiones, es general. Es decir, no solo se ve afectado el franquiciado, sino toda la red de franquicias que aplicaron el mismo modelo de negocio. Esta situación suele reflejarse en modelos que requieren de una inversión menor.

Es cierto que abrir una franquicia reconocida resulta ser menos riesgoso que invertir en una poco conocida por el público. Pero esto no es garantía de éxito.

En las franquicias no se puede innovar

Muchos inversores huyen del modelo de franquicias porque creen que es un sistema cerrado, sin posibilidad de cambios.

Estos mitos sobre las franquicias han surgido porque las metodologías de trabajo se traspasan a los franquiciados, con manuales que indican cómo debe ser el manejo de la producción, atención, facturación, entre otros aspectos. 

Sin embargo, no se trata de conceptos que son totalmente cerrados. Es bastante común que los franquiciadores estén dispuestos a escuchar las propuestas que sus franquiciados tienen para hacer sus productos y servicios sean mejores. También, pueden hacer sugerencias relacionadas con la logística, la publicidad o el marketing.

El franquiciador sabe que quien está en contacto permanente con los clientes es el franquiciado, y por eso es la persona indicada para opinar sobre las demandas de su público.

En cuanto a los cambios que se determinen hacer en una franquicia, deberán ser efectuados de una manera uniforme por todos los involucrados en la red de franquicias.

Todos los negocios pueden ser franquicias

No siempre un negocio puede ser una franquicia, así sea exitoso y tenga buenos resultados en cuanto a su facturación y posición en el mercado.

Para que un negocio escale al nivel de franquicia, necesita optimizar sus procesos de una manera tal que pueda traspasar la fórmula a una cadena de negocios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.