¿Qué es el ciclo de vida del producto y cuáles son sus etapas?

¿Qué es el ciclo de vida del producto y cuáles son sus etapas?

Todo negocio debe conocer sobre el ciclo de vida del producto. Se trata de un modelo que permite conocer las diferentes etapas por las que pasa, las cuales van desde su creación hasta la discontinuación del mismo. 

Los diferentes productos atraviesan varias etapas que requieren distintas estrategias. En ese sentido, te mostramos cuáles son las etapas para que conozcas cómo sacarle el mejor provecho a cada una, pero antes veamos de qué se trata este método.

¿Qué es ciclo de vida de un producto o servicio?

El ciclo de vida de un producto o servicio es una herramienta de gestión a través de la cual se puede determinar el comportamiento de un producto, desde que se desarrolla hasta que sale de circulación del mercado. Tomando en consideración factores como su lanzamiento, crecimiento y madurez de ventas.

¿Por qué es importante analizar el ciclo de vida del producto?

Analizar el ciclo de vida de un producto es importante, debido a los siguientes aspectos:

  • Permite un mayor respaldo en la toma de decisiones.
  • Mejora las inversiones en marketing.
  • Califica los esfuerzos de ventas.
  • Controla los resultados.
  • Planificación estratégica a largo plazo.
  • Optimización de la organización y gestión de procesos.
  • Mayor duración de los productos.
  • Formas más idóneas de hacer frente a la competencia.
  • Liderar el mercado comienza a verse como un objetivo factible.

Etapas del ciclo de vida del producto

Fase de desarrollo

Esta es una de las etapas más delicadas del ciclo de vida de un producto, ya que el proyecto continúa relacionado con la fase de ideas.

Por lo general, durante esta etapa se tienen muchas expectativas, y antes de que el producto comience a producir ganancias, se requiere hacer mejoras en la propuesta. También, realizar pruebas, validar las hipótesis planteadas. Y es el momento oportuno para efectuar las modificaciones necesarias.

De forma natural, esta es una etapa que se encuentra vinculada con el proceso de nuevas empresas, sin embargo, no quiere decir que solo se limite a ello.

Un producto en su fase de desarrollo no necesita ser vendido, pero sí es necesaria la promoción del mismo.

Fase de introducción

Una vez que se haya completado el proceso de desarrollo, el producto está listo para ir al mercado. Durante esta fase, las marcas reconocidas suelen optar por la promoción por televisión. Es así como vemos un montón de nuevos productos de las marcas ya consolidadas en el mercado.

Esta etapa es en la que la empresa requerirá realizar una mayor inversión en marketing. Por ello, es común que los resultados financieros que se obtengan sean negativos, sin importar que las ventas ya hayan iniciado. Otros factores que influyen son los gastos de producción y los costes relacionados con la distribución del producto

Para que los resultados financieros negativos no tengan un mayor impacto, será necesario que se defina el público objetivo y el perfil del cliente ideal, de acuerdo a las funciones del producto.

Si aplicas esto, podrás optimizar tus inversiones en marketing. Empleando los canales correctos para hacer llegar el mensaje a la audiencia que se desea.

Puedes usar el inbound marketing con contenidos que más destaquen, para que obtengas que los usuarios descubran tu negocio y los productos que ofreces.

Fase de crecimiento

Si el ciclo de vida de un producto transcurre de manera normal con una estrategia adecuada, tu producto llegará a la etapa de crecimiento. En esta etapa se debe hacer la extensión de las ventas y el mantenimiento de los costes de marketing.

Es difícil determinar el momento exacto en el que un producto llegará a la etapa de crecimiento, ya que dependerá de los detalles del producto y del mercado. Sin importar el tiempo que te tardes en llegar a esta etapa, es esencial que no dejes de trabajar en ello.

Debes continuar realizando inversiones, bien sea para extender la participación en el mercado o para mantener estable las ventas.

 Las inversiones también deben incluir el marketing y las mejoras del producto para que pueda adaptarse a nuevos requerimientos de los clientes. También, si es necesario, se debe invertir en la capacitación de vendedores.

Son muchas  las empresas que se dan por vencidas durante esta etapa, y sus productos comienzan a declinar sin haber pasado por la etapa de madurez.

Fase de madurez

El punto más elevado de un producto es cuando llega a la fase de madurez. En esta etapa el producto obtiene su mayor potencial y se consigue estabilizar las ventas. 

Cuando se llega hasta este punto, ya no se puede crecer más, pues se trata del punto máximo de crecimiento del producto. Por lo tanto, las acciones de la empresa irán en función de evitar los retrocesos significativos.

El reto al que se enfrentan las empresas durante esta fase es hacer que la madurez del producto permanezca, consiguiendo resultados favorables a largo plazo.

También es cierto que las marcas no son para siempre, y pueden desestabilizarse debido a los cambios en el mercado, pero esto es algo que todos los negocios entienden y deben aceptar.

Fase de declive

Es difícil imaginar el fin de un producto exitoso de una compañía consolidada en el mercado. Pero sin importar cuánto tiempo tarde en llegar a la etapa de declive, es algo imposible de evitar.

Todo producto llega a su final para que pueda concluir su ciclo de vida. Al llegar este momento, la empresa deberá aceptar esta realidad mostrada en sus indicadores de desempeño, y comenzar a preparar un nuevo producto que reemplace el anterior.

 Si se niega a aceptar esto, y se toma la decisión de realizar grandes inversiones en marketing como última opción para revertir la situación actual, los resultados pueden ser devastadores. No se tendría la certeza de que esta estrategia funcione. Además, se pone en peligro la estabilidad de la empresa en sí y no solo del producto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.