6 razones para entender por qué el quick commerce está conquistando a los consumidores

Quick commerce

En las últimas décadas, hemos observado cómo nuestros hábitos de consumo como sociedad se han ido apoderando del día a día de la mayoría de nosotros. Cada vez quedemos todo más rápido, y sin mucho esfuerzo, por esa razón el quick commerce está ganando terreno en el mercado.

El comercio online es uno de los modelos de negocios más exitosos de los últimos tiempos. Sin embargo, para tener éxito hay que considerar alguna serie de variables donde las necesidades del consumidor sean el foco de atención.

Qué es el quick commerce

El Q-commerce, también conocido como quick commerce, consiste en un negocio electrónico para cubrir la demanda de entregas rápidas, sin dejar a un lado la calidad. Se trata de una propuesta de valor donde el comprador puede tener lo que ha pedido en un periodo corto.

El objetivo de esta modalidad de comercio es dar respuesta inmediata a esos usuarios que realizan compras online y necesitan que sus pedidos sean entregados en el menor tiempo posible. 

Algunas características del Q-commerce son:

  • Entregas con tiempo estandarizado. 
  • Logística de proximidad.
  • Demanda de productos, en general, los de consumo instantáneo.
  • Cadena de proveedores. 
  • Disponibilidad de productos.

El quick commerce busca garantizar al cliente entregas bastante veloces: de 15 minutos a 2 horas. Y aunque inició en el sector de la alimentación, posteriormente fue ganando terreno para cubrir todas las necesidades básicas posibles durante la pandemia, involucrando a más sectores de forma gradual. Basándose en una red de almacenes locales en áreas cercanas a las de compra.

Beneficios del quick commerce

Agilidad y rapidez

El sistema es efectivo, ya que la entrega de productos es realizada rápidamente, debido a la proximidad a los almacenes ubicados estratégicamente. 

También destaca por el uso de los medios para hacer dichas entregas (utilizando e-bikes, patinetes eléctricos y bicicletas), por el hecho de que estos no son afectados por el tráfico pesado de las grandes ciudades.

Preferencias del consumidor

La tecnología de estas empresas, cada vez más está basada en las necesidades del consumidor, ¿cómo lo hacen? La respuesta está en el big data que analiza de manera detallada las preferencias de los usuarios.

Es mediante la inteligencia artificial y el análisis de datos que las compañías pueden crear una base con las preferencias del consumidor. Así, se recopila la información de los hábitos de compra y los perfiles.

Una vez que se obtengan los datos, se agrupan por características específicas que incluyen datos demográficos, comportamiento, valores e intereses. Esta estrategia permite armar un modelo de negocio que va en función a las zonas, cantidades, y categorías de los productos más demandados.

Logística eficiente

Por medio de los almacenes, repartidos localmente en las inmediaciones del cliente, el comercio rápido es capaz de cubrir  las entregas que se realizan con mayor velocidad y de manera más eficiente.

Esto se convierte en un gran beneficio, incluso para que las empresas pequeñas locales participen en este procedimiento. De esta forma, pymes como restaurantes, librerías, entre otras, se incluyen en el proceso.

Respeto al medioambiente

Muchas de las empresas de quick commerce toman en cuenta el compromiso medioambiental. Buscan que su marca opte por el packaging respetuoso con el entorno.

Así, conceptos como la sostenibilidad y el impacto en el medio ambiente están cada vez más en el centro de las decisiones del consumidor.

El comercio rápido utiliza vehículos como e-bikes, patinetes y ciclomotores eléctricos. De esta forma, contribuyen reduciendo las emisiones de CO₂. Y así, se concentra en áreas más pequeñas, reduciendo la distancia entre los almacenes y el consumidor.

De esta manera, mejoran las entregas, ahorrando combustible y, a su vez, con un menor porcentaje de contaminación del aire.

Comodidad

Definitivamente, de los factores determinantes para los usuarios que apuestan por el quick commerce. Esta característica es tan crucial como el precio. Aquí el cliente tendrá que encontrar su balance ideal de acuerdo a sus posibilidades.

 Lo más importante es la experiencia de usuario en el quick commerce, pues el objetivo está en proporcionar bienes esenciales en la vida cotidiana de manera más rápida. Por lo tanto, el servicio proporcionado sirve para cubrir la necesidad inmediata, sin tener que hacer mucho esfuerzo.

Seguridad y confianza

La confianza del servicio también se encuentra entre los aspectos que garantizan la seguridad del comprador y de su producto. Además, es de vital importancia la política de devoluciones, según la normativa correspondiente.

Todo servicio dado tiene que estar orientado en garantizar el respeto a los derechos de la persona que lo adquiere. En ese sentido, las empresas del quick commerce cuidan los procedimientos a seguir y proponen resolver cualquier incidente por errores en el proceso de selección del producto o del envío de este.

Para nadie es un secreto que la seguridad es una de las claves de todo lo que tiene que ver con el comercio. Recuerda no solo es la velocidad, también importa la confianza de que te llegará y no perderás tu dinero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.