Marketing conductual: ¿qué es y por qué deberías utilizar esta herramienta?

Marketing conductual: ¿qué es y por qué deberías utilizar esta herramienta?

El marketing conductual, también conocido como Behavioral marketing, es una de las estrategias más efectivas para llevar a otro nivel la comercialización. Y es que más allá de estudiar las acciones, conocer el comportamiento del consumidor permite entender lo que buscan.

Las exigencias de los consumidores no paran, quieren cada vez más experiencias personalizadas, productos y servicios que se adapten a su perfil. Así que si quieres aumentar tus ventas, te será muy útil saber más sobre esta técnica.

¿Qué es el marketing conductual o Behavioral marketing?

El marketing conductual es una estrategia dirigida a clientes, en función de acciones específicas. Sin limitar el número de páginas a las que se accede.

 Tomando en cuenta la segmentación por comportamiento, es posible acercarse a los usuarios; y ofrecer servicios o productos que se adapten a lo que buscan.

Con esta estrategia se emplea información como:

  •  Historial de navegación y búsqueda
  •  Las direcciones IP y las cookies para poder crear un perfil del usuario y, posteriormente, ajustar los mensajes de marketing.
  • Explorar productos. 
  • Interés en algunos cupones. 

De esta manera, toda la información contenida en una red publicitaria, permitirá establecer la segmentación por comportamiento con la finalidad de acercarse a personas específicas en el momento ideal.

¿Por qué es importante utilizar el marketing conductual?

La segmentación conductual tiene como objetivo principal agrupar a las personas que tengan comportamientos iguales. El objetivo es enfocar sus conocimientos en marketing a un solo grupo.

Con la aplicación de este método, es posible promover y comercializar productos y servicios de manera eficiente, logrando conocer qué buscan los usuarios.

Existe un elemento sencillo, relacionado con conseguir mejores experiencias para los clientes de una forma eficiente: que alguien realice una acción, que lo lleve hasta el consumidor y lo convenza.

Las principales razones que te impulsarán a poner en práctica el marketing conductual son fáciles de aplicar, e incluyen:

  • El aumento de la orientación hacia el cliente.
  • El análisis sobre la pertinencia y la confianza que cada interacción de marketing genera en el cliente.
  • En comparación con otras estrategias de marketing, el marketing conductual se interesa  más en las necesidades del consumidor.
  • La generación de mayores ganancias, debido a que los receptores están mejor documentados.
  • Tendrás clientes felices.

El truco está  en ponerse en el lugar de los consumidores utilizando ejercicios sencillos y tomar como base el diseño enfocado en el usuario. Esto nos permite tener la capacidad de ofrecer experiencias de gran importancia para el consumidor, y además personalizadas.

Tipos de segmentación conductual

Los consumidores son agrupados por medio de la segmentación conductual en las siguientes categorías:

Por ocasión

Ocurre cuando un producto es comprado para una ocasión, temporada o evento en específico. Este comportamiento puede repetirse, o puede que no vuelva a suceder.

Orientada al uso

Se refiere al número de veces que un consumidor busca el mismo producto. Los usos del producto pueden ser mínimo, moderado o intenso.

Orientada a la lealtad

Esta categoría de segmentación conductual se basa en los índices de retención de los clientes. Si una marca cuenta con un alto nivel de fidelidad, no sentirá ningún tipo de presión para atraer nuevos clientes.

Orientada a los beneficios

Cuando una persona compra un producto, busca obtener ciertos beneficios, los cuales estarán relacionados con la variedad y los precios que cubran sus expectativas.

Ejemplos y estrategias de Marketing conductual

El marketing conductual comprende una gran variedad de estrategias basadas en el comportamiento y pueden ser utilizadas de manera independiente o integrándolas para conseguir un mayor impacto en tu público objetivo.

Para poner en marcha tu estrategia de marketing conductual, debes establecer el segmento, así como el tipo de oferta que desees presentar.

Algunos ejemplos en los que se aplica el marketing conductual son los siguientes:

Anuncios de retargeting

El retargeting puede ser empleado para que los usuarios visualicen anuncios personalizados, dependiendo del comportamiento que tengan al usar tu sitio web.

 Los anuncios de retargeting están disponibles en las plataformas de Google y Facebook, a través de ellos podrás motivar al usuario para que vuelva a visitar tu página, mostrándole mensajes en los que se relacionen sus deseos y acciones.

Email marketing conductual

Las campañas de email segmentadas son otro ejemplo de marketing conductual, ya que se enfocan en el comportamiento de sus usuarios.

 Estas campañas se ponen en funcionamiento con acciones efectuadas desde la página, tales como suscribirse a la newsletter, agregar un producto al carrito o acceder a un sitio web en específico.

Anuncios basados en la ubicación

Utilizando la publicidad basada en la ubicación, podrás adaptar tu mensaje. Además, tendrás la posibilidad de configurar tus mensajes en función de lo cerca que estén tus usuarios de las tiendas físicas. 

El objetivo es que puedas personalizar tus anuncios; ajustándolos con la experiencia del usuario y aumentando notablemente su importancia.

Recomendación de productos

Aquí se consideran las distintas alternativas ofrecidas al usuario, centrándose en los productos que ya han sido adquiridos por él. 

Para poner en funcionamiento este ejemplo, puedes optar por utilizar dos estrategias que se han popularizado en el mundo del e-commerce: upselling y selling.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.