¿Qué es la metodología visual thinking y cómo puedes aplicarla en tu negocio?

Qué es la metodología visual thinking

Hoy en día, hay un bombardeo de información por todos lados. Esto convierte en un reto el desarrollo de nuevas ideas. Y si tienes un negocio, sabrás que la creatividad es parte del camino al éxito. Por suerte, existe una metodología que puede ayudarte a sintetizar la información: se trata del visual thinking.

Seguramente te ha pasado que tienes la idea perfecta, pero no sabes cómo expresarla. Y hay una razón para ello: según los estudios, el cerebro está programado para comprender primero las imágenes y luego el lenguaje hablado.

Te hablaremos más sobre esta técnica a continuación. Descubrirás en qué consiste, cuál es su función, por qué es una de las más usadas y cómo puedes ponerla en marcha en tu negocio.

¿Qué es el visual thinking y cuál es su objetivo?

Sabemos que el visual thinking es una metodología que consiste en dar a conocer nuestras ideas a través de dibujos. 

Estos dibujos pueden ser comprendidos como un mapa mental en el que se aprecian las ideas que tenemos en nuestro cerebro. 

Su objetivo es mantener organizados los pensamientos y que las ideas puedan ser visualizadas de forma más clara para transmitir un mensaje.

¿Cómo funciona el visual thinking?

Los estudios realizados aseguran que, independientemente, de cómo pensemos; bien sea en texto o en imagen, el cerebro genera aparte una imagen visual de nuestra idea.

Entonces podemos decir que, el visual thinking permite una visión de algo complejo y lo convierte en algo más sencillo de entender. 

Funciona organizando más fácilmente los pensamientos, ayudando a la formación de nuevas ideas y facilitando el recordatorio de detalles relevantes.

¿Cuáles son las ventajas de aplicar el visual thinking en las empresas?

Desarrollarás productos más atractivos

El desarrollo de productos es una de las fases más difíciles de un negocio. Y es que la parte creativa juega un papel muy importante en este proceso. Aquí el visual thinking puede ser de gran ayuda, mediante el desarrollo de esquemas o infografías.

Será más fácil conseguir que la información llegue a los clientes de manera más atractiva, lo que te permitirá captar más su atención.

Sirve de guía a nuevos miembros del equipo

El visual thinking es muy útil al momento de que un nuevo integrante del equipo sea admitido en el proyecto, esto debido a que permitirá recordar frecuentemente los procesos que hacen posible la realización de las tareas cotidianas. 

Aparte, puede ser un gran apoyo para dar a conocer a los empleados la manera en la que se realiza la toma de decisiones.

Será más sencillo resolver problemas

El visual thinking es una técnica que te pondrá al tanto de las ventajas al momento de trabajar con tu equipo.

Por ejemplo, en el caso de encontrarte en una reunión, esta técnica te ayudará a mantenerte enfocado en los problemas y así será más probable que encuentres una rápida solución.

Captarás más atención en tus presentaciones

Cuando llegue el momento de dar a conocer tu idea, producto o servicio, te será más sencillo lograr que las personas comprendan la imagen que están observando. 

Recuerda que el 80% de nuestro cerebro está condicionado para procesar imágenes, lo que hace que el esfuerzo sea menor que el usado para leer un texto.

Tus plataformas digitales serán más atractivas

Tomando en cuenta que los usuarios buscan soluciones rápidas e información resumida, el uso de esta metodología en las plataformas digitales será una gran estrategia para captar su atención.

Así que tendrás una ventaja si utilizas elementos visuales en tu página de ventas o redes sociales. Las infografías, los videos y las aplicaciones interactivas funcionan muy bien.

Claridad en los pensamientos

Proporciona mayor claridad en la información. Sin importar si piensas que tu creatividad no se encuentra muy desarrollada, tu cerebro está conectado para generar una respuesta más rápida a la información visual.

¿Cómo implementar el visual thinking en los negocios?

Detectar el problema y hacer un mapa visual

Durante esta etapa, se realiza la recolección de la información. Aquí se trata de asimilar todos los datos de importancia, relacionados con la problemática que se desea abordar.

Entre las técnicas más usadas del visual thinking están los mapas mentales y los gráficos de araña, debido a que estos ayudan a que los pensamientos e ideas fluyan. 

De igual manera, a simple vista se pueden identificar cuáles son las ideas más importantes y cuál es la idea principal en su conjunto.

Traza una hoja de ruta

Las hojas de ruta, también conocidas como roadmap, son una especie de línea en el tiempo de gran utilidad para determinar las tareas de los proyectos y verificar cuál es la de mayor importancia. 

Gracias a esta herramienta, los equipos podrán conocer si el camino por el que transitan es correcto.

Filtrar los datos más interesantes

En esta etapa, deberás seleccionar los datos que son de mayor interés para ti. Es fundamental que se mantenga un equilibrio entre cantidad y calidad. 

Para conseguir esto, puedes optar por organizar toda la información que tengas, haciendo uso del: qué, cuándo, dónde, quién, por qué y cómo.

Transformar los datos en imágenes

El siguiente paso a seguir es convertir las palabras en imágenes. Es en esta etapa en la que se da inicio al procesamiento de los datos más relevantes por medio de imágenes.

 Todo dependerá del concepto inmerso en cada dato, y esto nos determinará la forma visual del mismo.

Evaluar el mensaje de la imagen

La finalidad principal de llevar a cabo este proceso es conseguir comunicar lo que se desea expresar. Por lo tanto, se debe tener la seguridad de que lo que se está presentando gráficamente sea entendido, sin tener que dar una explicación adicional.

Algunos consejos que puedes considerar para lograr que tu mensaje sea transmitido correctamente a través de esta técnica son:

  • Definir la idea principal.
  • Usar formas, figuras, colores y tipografías que te permitan diferenciar y jerarquizar los conceptos.
  • Realizar un mapa general que contenga tus ideas entrelazadas.
  • Emplea herramientas tecnológicas que te permitan presentar de una mejor forma tus ideas.

Apoyo de herramientas 

Para que logres que tus ideas sean transmitidas exitosamente es importante que tengas la certeza de que las presentaciones son claras y concisas. 

Utiliza las diferentes herramientas disponibles, procura que tengan variedad de plantillas para que puedas expresar tus ideas de una manera más sencilla, rápida y entretenida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.