Qué es el Job Hopping: ventajas y desventajas de cambiar de trabajo cada dos años

Qué es el Job Hopping

Trabajar durante muchos años para una empresa siempre suele ser un reto. Aunque los beneficios son innegables, llega un momento donde la necesidad de cambio llega. Y es precisamente esa necesidad de cambio que da pie a la tendencia de Job Hopping.

La incertidumbre económica, la inestabilidad del mercado, el deseo de superación… Son muchos los motivos por los que un trabajador decide poner fin a su relación laboral, pero ¿hasta qué punto es beneficioso ser un hopper? Lee a continuación más sobre el «salto de trabajo» que está revolucionando a las empresas.  

¿Qué es ser un hopper?

Los hopper son trabajadores que «saltan» de empleo cada dos años. Generalmente, son personas que buscan crecimiento y están en una cacería constante de mejoras. Encontrar desafíos, nuevas experiencias y hacer que su vida laboral sea más interesante, son algunas de las razones para que se produzca el cambio. 

El Job Hopping se ha dejado ver como una estrategia para avanzar rápidamente y crecer profesionalmente. Aunque para algunas empresas, un hopper es inestable, para los trabajadores no deja de ser una constante evolución.

¿Por qué surge el Job Hopping?

Esta tendencia se nota cada vez más. Y es que mientras la economía tambalea, cada uno de los trabajadores busca las mil y un maneras de subsistir. Así, el progreso es el principal impulso para saltar de trabajo y cambiar de compañía cada dos años (o menos).

Las amenazas internas en las organizaciones, así como la falta de promociones, son otras de las razones para ser un hopper. Estos perfiles se adaptan, mayormente, a trabajadores jóvenes, con edades entre los 18 y 34 años. 

Al respecto de esta tendencia, los profesionales en recursos humanos indican que se trata de una modificación en la escala de valores. Por la busqueda de recompensas inmediatas, dejan atras las perspectivas de carreras a largo plazo.

¿Cuál es el perfil de un Job Hopping?

Es muy sencillo detectar a un hopper. Hay rasgos que hablan por sí solos, y aunque no siempre son iguales, suelen tener estas caracteristicas en común:

  • Rápida adaptación al cambio. Es muy difícil ver en un hopper la negación a adaptarse. 
  • Creatividad. Por el hecho de pasar por diferentes empresas, son personas que siempre están innovando.
  • Ansiosos de conocimiento. Se anotan en todas las formaciones disponibles, investigan, buscan y nunca paran de aprender. 
  • Organizados. Pueden ser capaces de organizar todas sus actividades de una forma sorprendente. Recurren a diferentes herramientas tecnológicas y se familiarizan con los sistemas colaborativos rápidamente.

Ventajas de hacer Job Hopping

Un hopper encuentra en esta técnica muchos beneficios, entre los que destacan:

Nuevos desafíos

La persona que cambia de trabajo cada dos años gana un sinfín de experiencias. Aprovecha el estar en diferentes campos, diferentes empresas y acumula una gran cantidad de conocimientos. 

Los desafíos siempre están presentes. Difícilmente se niega a aceptar proyectos, y en cada oportunidad encuentra un nuevo reto. Tomando en cuenta que la adaptación al cambio se da de manera natural.

Amplia red de contactos

Como ha pasado por diferentes empresas, un hopper ha conocido a muchas personas; compañeros de trabajo, jefes, clientes, proveedores. Esto hace que su red de contactos sea amplia. De esta manera, contribuye a generar nuevas fuentes y contactos. 

Mejoras económicas

Difícilmente un trabajador que cambie de trabajo acepte un salario inferior al que tenía anteriormente. Generalmente, va por más. Así que al «saltar» de trabajo tendrá una mejor remuneración que le ayudará a alcanzar sus metas.

Ventajas de contratar a un hopper

No todas las empresas tienen la misma perspectiva frente al Job Hopping. Algunas quieren estabilidad, pero hay otras que buscan experiencia y productividad. Viéndolo desde el beneficio de la compañía, son muchas las ventajas que se pueden obtener al contratar un hopper:

Productividad

El Job Hopping hace que los trabajadores sean muy productivos. Y es precisamente el interés por crecer profesionalmente lo que incentiva a cumplir con las tareas en el menor tiempo posible y con la mayor efectividad.

Experiencia

Efectivamente, un trabajador que ha pasado por diferentes compañías tiene experiencia. Y no solo en un ramo de negocio, puede que sus conocimientos sean diversos y haya ocupado diferentes cargos a lo largo de su recorrido. De esta manera, se convierte en un multitasking. 

Las empresas que contratan a un hopper saben que tendrán un perfil que ampliará su visión del negocio. Enriquecerá sus procesos y tendrá la capacidad de aportar conocimientos para distinguirse de la competencia.

Menos inversión para formaciones

Al contratar un empleado nuevo, muy probablemente la empresa tendrá que invertir en formaciones. Sin embargo, al recurrir a un «salta empleos», tendrán la ventaja de que contratarán a una persona que se capacita de forma continua. En tal sentido, puede que ahorren una buena cantidad de dinero en formaciones. 

Desventajas de contratar a un job hopper

Desde el punto de vista del empleado, las ventajas son muchas. No obstante, no todas las empresas están dispuestas a contratar a un hopper, aquí las razones:

  • Lealtad. Muchas compañías valoran la fidelidad, tener empleados estables y con los que puedan contar a futuro.
  • Proyectos a largo plazo. Como solo están de paso por la empresa, es muy difícil que estén dispuestos a asumir proyectos a largo plazo.
  • Inseguridad. Los reclutadores deben estar en constante monitoreo de nuevos perfiles para tenerlos a la mano, cuando el trabajador decida dejar su puesto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.