¿Cómo saber si tu modelo de negocio es escalable?

¿Cómo saber si tu modelo de negocio es escalable?

Si quieres buscar inversionistas para tu negocio, debes saber que surgirán muchas preguntas, sin embargo, hay unas cruciales, entre esas está: ¿cómo saber si tu modelo de negocio es escalable?

Y precisamente la escalabilidad de tu modelo es una característica que siempre está entre los primeros aspectos que se evalúan cuando alguien quiere invertir.

Es una cualidad que va de la mano con el crecimiento. Entre muchos ejemplos: abrir una cadena de tiendas, lanzar un producto en una amplia gama de mercados. La razón de esto es porque los inversionistas buscan, al igual que tú, que tu futuro negocio sea fructífero. 

¿Qué significa que un modelo de negocio es escalable?

Este término se utiliza para definir aquel proyecto que cuenta con un fuerte potencial de crecimiento. Aquellos negocios que buscan mejorar y optimizar los procesos y los costes.

Un punto clave de esta clase de proyectos es que aunque, posiblemente, sean algo arriesgados, son flexibles al cambio. Sobre todo si se van agregando nuevas ideas en el camino.

Necesitan de una inversión inicial, la cual puede ser pequeña, mediana o grande, dependiendo de la magnitud de lo que se pretende hacer. Además de los métodos que regirán el modelo.

En otras palabras, la escalabilidad es la capacidad que proyecta un modelo de posible negocio para crecer rápido y que sea rentable. Dando como resultado que, a medida que va creciendo, tu rentabilidad aumenta. 

Claves para saber si tu negocio es escalable

Para triunfar como emprendedor en los grandes comercios, necesitas definir tus estrategias en tu modelo de negocio. Y si se ve prometedor, solo necesitas saber ejecutarlo para alcanzar el éxito. Sigue estos pasos para saber si tu negocio es escalable.

Conoce el tipo de negocio

El primer paso es identificar tu tipo de negocio. A cuál sector vas a dirigirte y en qué mercado vas a especializarte. Esto te ayudará a tener bien claro cuál será el rumbo del proyecto.

A partir de categorizar tu tipo de empresas, ya sea de productos o servicios, se obtendrá el factor predeterminado en primera instancia acerca de la escalabilidad de nuestro nuevo modelo.

Por ejemplo, una tienda de artículos o servicios online puede llegar a ser un modelo escalable, ya que cuantos más productos vendas, más margen de ganancias obtendrás. Entonces tus ventas crecen y se siguen manteniendo tus costes.

Recursos de escalabilidad

Es fundamental saber cuál es tu disponibilidad, con qué recursos o activos estás contando para ponerte en marcha. 

Esto puede ir acompañado de decisiones difíciles. Recuerda que, en ocasiones, para tomar más beneficios se requiere de un gran sacrificio económico, ya sea una inversión personal o externa. 

No obstante, es muy importante saber tomar dichas decisiones. Y entre ellas, debes analizar qué tipo de inversionistas tienes, y cómo asociarte con ellos. Por otro lado, no olvides los recursos tecnológicos, serán de mucha ayuda.

Potencial del mercado

Conoce tu mercado, saber el tamaño del mismo es fundamental. Una vez que determines cuál será el producto o servicio que ofrecerás, hay que tener en cuenta cuántos posibles consumidores tiene dicho comercio. El secreto aquí es un mercado amplio, que ofrezca la oportunidad de crecer a largo plazo.

Entre los grandes ejemplos de empresas exitosas con modelos escalables están: Apple, Airbnb y Amazon. Son modelos de negocios, definitivamente, atractivos al público y suficientemente grandes para expandirse aún más.

Canales de distribución

Debes también analizar los canales de distribución que utilizarás para darte a conocer. Con esto lograrás que tu empresa tenga un mayor alcance.

Un dato importante: incluir esta estrategia no necesariamente tiene que referirse a una inversión de capital. Estamos hablando de las plataformas digitales, piensa en recurrir a servicios novedosos como el crowdshipping.

Innovación

¿Has pensado cómo innovar? Esta es una de las claves para que tu modelo de inversión sea prometedor, analiza los siguientes factores para descubrirlo.

  • Competencia. 
  • Técnicas de marketing.
  • Necesidad del mercado.
  • Diferenciación.

Estandarización

Es necesario que tus productos o servicios cumplan con ciertos patrones o expectativas. Esto contribuye a saltar rápidamente a un nivel más alto en el mercado.

Dicho de otra forma, sería entender que hay productos que no requieren de adaptación según la localización, sino que pueden venderse en todas partes. Ya que no necesitan una cadena distinta de producción para un lugar en específico. Esto los vuelve estandarizados, y así mismo se convierten en escalables.

¿Funciona con todos los productos? Tristemente no, por ejemplo, un software de contabilidad no es un producto de modelo escalable, ya que si se quisiera extender a otros países hay que tener en cuenta aspectos como la normativa fiscal y legal de ese país. Esto implicaría nuevas inversiones, en vez de utilizar el negocio que se pensó originalmente.

Así que si se necesita adaptación y modificaciones que requieran un mayor coste, dependiendo del lugar de establecimiento, no es un modelo de negocio escalable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.