Cash management: 5 consejos para gestionar con éxito las finanzas de tu negocio

Cash management: 5 consejos para gestionar con éxito las finanzas de tu negocio

Manejar las finanzas de un negocio es una de las tareas más importantes (y también una de las más complicadas). Y es que más allá de saber gestionar el efectivo, es fundamental conocer las bases de la tesorería. Así, el cash management es uno de los pilares de toda empresa. 

Sí, es cierto que si no vendes tus productos, no tendrás rentabilidad, pero esto no es suficiente. No importa si te has convertido en el maestro de las ventas, porque si no aplicas una eficiente gestión de cobro, la venta en sí no tiene sentido.

¿Te gustaría mejorar la gestión de tesorería de tu negocio? Sigue leyendo, y encontrarás unos útiles consejos.

¿Qué es el cash management y cuáles son sus funciones?

El cash management engloba todo lo que se refiere a los cobros y pagos al beneficio. Su finalidad es la de hacer reducir los riesgos y garantizar un nivel óptimo de liquidez y de endeudamiento.

 Sus funciones principales en una empresa serán: gestionar los recursos financieros, negociar con las entidades financieras y ponerse al frente de todo lo referente a los cobros de la misma.

En otras palabras, el cash management debe ocuparse de que exista liquidez al momento, tanto en caja como en las cuentas bancarias. También entra entre sus funciones agregar un factor financiero en la gestión de ventas y de cobranza de la empresa.

 Entre sus funciones más importantes están:

  • Analizar el recorrido del flujo monetario.
  • Verificar los métodos de cobranza.
  • Administrar los recursos disponibles de la empresa.
  • Analizar las condiciones actuales del mercado financiero.
  • Optimizar los resultados económicos.
  • Manejar la liquidez de la empresa.

Estrategias de cash management

Determina en qué posición está tu negocio

Para lograr una gestión controlada, se debe comenzar estableciendo la posición de tesorería. Esto ayudará a cumplir con los pagos reglamentarios de tu negocio. Así, deberás tener conocimiento sobre cuáles son y serán los saldos en tus entidades financieras. 

Un buen consejo para determinar la posición de tesorería es unir los movimientos reales de cobros y pagos con las previsiones, todos estos montos a la fecha valor. Es decir, la fecha que va desde que se devengan los intereses hasta que el dinero esté disponible.

Este cálculo debería efectuarse todos los días con una proyección a corto plazo.

Determinar la posición de tesorería te permitirá:

  • Conocer previamente si hay algún desfase entre cobros y pagos, para que puedas mejorar este proceso.
  • Decidir sobre oportunidades de financiación o de inversión de fondos.
  • Disminuye los saldos que hacen que los resultados financieros sean poco eficientes.
  • Controlar la operatividad diaria y reclamar condiciones acordadas con las entidades financieras.

Presta atención al presupuesto de tesorería

Te ayudará a tomar decisiones que van más allá de la estrategia táctica, ya que te mantiene informado sobre las oportunidades de financiación y de inversión, y se desarrolla a nivel de conceptos presupuestarios. 

Para elaborar este presupuesto, se debe tomar en cuenta aquellos ya realizados en cada área de tu empresa: ventas, marketing, producción, compras, recursos humanos, etc., para que así los ingresos/gastos puedan ser convertidos en cobros/pagos.

Cumple con las siguientes características:

  • Le da un valor medible a los medios con que cuenta la empresa para lograr sus objetivos.
  • Hace que sea más sencillo detectar las desviaciones, para así establecer correctivos.
  • Es de carácter participativo.
  • Se adapta con facilidad a los cambios.
  • Identifica dónde una gestión es ineficiente.

Recuerda que siempre puedes negociar

Para el cash management, saber negociar es algo esencial. Debido a que será necesario entablar negociaciones con clientes, proveedores, entidades financieras, con tu equipo de trabajo, con tus superiores y con todas las áreas de la empresa, para obtener que tu gestión sea eficiente.

Cada movimiento que realizas en tu negocio lleva consigo un flujo monetario, y todo lo referente a dinero puede negociarse. Por ejemplo;

Clientes y proveedores

Se entra en proceso de negociación por los precios, las formas y lapsos de cobro/pago, las devoluciones, los impagos, los límites de riesgo, el servicio de atención; antes y después de una venta.

Entidades financieras

Ahora, con las entidades financieras se negocian las condiciones de tu operativa diaria, los requerimientos de financiación, las coberturas de riesgos, las oportunidades de inversión del fondo excedente de tesorería, entre otras.

Equipo de trabajo

Y con tus superiores, con tu equipo de trabajo, y con las otras áreas de la empresa, normalmente se negocia la estrategia financiera, los presupuestos, los procesos internos, etc.

Conoce tus riesgos y anticípate a ellos

Para gestionar con éxito las finanzas de tus negocios es necesario que conozcas y preveas los principales riesgos que se puedan presentar.

Así, es posible que se presenten los siguientes riesgos:

  • De negocio: relacionados con los factores internos y externos que hacen que peligren los objetivos planteados y la continuidad de la empresa en el mercado.
  • Políticos: aquí entran los cambios de gobierno, normativas impuestas, regulaciones en el sector, leyes laborales, control de precios, etc.
  • Sociales: pueden surgir de los cambios en el estilo de vida, pirámides de población, inseguridad, falsificación de productos, entre otros.
  • Ambientales: cambio climático, catástrofes naturales, agotamiento de los recursos naturales, etc.
  • Tecnológicos: en esta categoría entran la fuga de información, fraudes, ciberseguridad, obsolescencia, etc.
  • Operacionales: vinculados con la calidad de la gestión, la seguridad de los procesos, la separación de responsabilidades, y todo lo referente a la mala ejecución.
  • Financieros: todos aquellos que tengan que ver con el mercado, la liquidez, los tipos de interés, las divisas, el crédito, etc.

Y no olvidemos los factores internos que se encuentran relacionados con la gestión diaria, tales como dependencia de las ventas, poca variedad de productos o servicios, dependencia de proveedores, etc.

La recomendación para hacer frente a todos estos tipos de riesgos que afectan a un negocio es tener un plan de contingencia y utilizar las herramientas de cobertura del mercado que cubran los requerimientos de la empresa.

El cash management también es innovar

Cuando se habla de innovación en la gestión de tesorería, no nos referimos a una ingeniería financiera ni contabilidad creativa, se trata más que todo de insertar mejoras que valoricen tu gestión, y por consiguiente a la empresa.

Para lograr esto debes mantenerte atento a cualquier novedad que se presente en los medios de cobro/pago, productos de financiación/inversión. Analiza cuáles son los mejores programas de gestión de tesorería, elementos que te ayuden a minimizar los costes y los nuevos protocolos de negociación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.