¿Qué es el Lean Manufacturing y cómo puede ayudarte a mejorar los procesos de tu negocio?

¿Qué es el Lean Manufacturing y cómo puede ayudarte a mejorar los procesos de tu negocio?

Llevar con éxito un sistema de producción puede ser todo un reto. Y es que implica optimizar el tiempo, los recursos y, sobre todo, evitar los desperdicios. Para que esto se dé, podemos poner en marcha diferentes metodologías, y un ejemplo de ello es el Lean Manufacturing, ¿sabes qué es?

Nos encontramos con una metodología que procura poner límites en cuanto a tiempo, traslados, producción. ¿Con qué finalidad? Para evitar pérdidas y reducir al máximo los desperdicios. 

Aunque quizás no hayas escuchado sobre este sistema, debes saber que es muy antiguo, al igual que efectivo. Puesto en marcha en una época en donde la supervivencia era una prioridad.

Como ves, podemos aprender mucho de este modelo. En las siguientes líneas hablaremos más sobre este interesante proceso.

¿Qué es el Lean Manufacturing?

Si traducimos el término Lean Manufacturing, encontraremos que significa producción enjunta. De forma tal que comprende un proceso de gestión corporativa que tiene como premisa la optimización de los procesos y la reducción de desperdicios.

Este proceso fue ideado en Japón para el Sistema de Producción Toyota. Debido a que en esa época era necesario reducir al máximo los desperdicios.

Consiste en un sistema de productividad efectiva e inteligente. Su objetivo es aumentar el valor de los productos, pero sin aumentar los costes de producción.

Poner en práctica esta metodología podría traducirse en una optimización de los recursos. Mejor administración de tus finanzas y control en tus procesos productivos.

¿Cuáles son las herramientas de Lean Manufacturing?

Ya sabemos que entre los principales objetivos del Lean Manufacturing está el aumento de la productividad, procurando disminuir los errores y desperdicios. 

El esquema bajo la metodología de identificación de fuentes de desperdicios es el siguiente:

Transporte

Como primer punto, encontramos al transporte, que incluye:

  • Movilización de materia prima.
  • Entrega de pedidos.
  • Transporte de recursos.
  • Transporte de materiales.

Aquí es necesaria una planificación que disminuya los tiempos de traslado, además de disciplinas vinculadas a cada proceso.

La idea es evitar gastos que no estén programados, además de estar atentos a imprevistos que puedan surgir en los canales de distribución.

Movimiento 

Este punto se refiere al movimiento de personas. La premisa consiste en evitar movimientos innecesarios de personas, que interfieran en los puestos de trabajo de los empleados y desestabilicen las agendas.

La recomendación es organizar reuniones, programar encuentros, asignar tareas, todo en pro de aumentar la productividad y evitar pérdidas de energía.

Stock

Muchas empresas se enfrentan al gran reto de evitar el desperdicio. Es así como una compra debe evitar los excesos, como la materia prima, para evitar acumulación o inventario muerto. 

Una solución a esto es la producción a demanda, además de un buen sistema de control de inventario.

Tiempo de espera

Podemos entender que la espera puede ser un problema para la producción, especialmente cuando se trata de materia prima estacionaria.

La solución a esto es definir un flujo de trabajo, con el objetivo de que cada miembro del equipo actúe de manera estratégica para el negocio.

Sobreproducción

Si priorizamos la calidad sobre la cantidad, evitaremos la sobreproducción. Y es que si fabricamos en exceso productos, sin una planificación adecuada, nos encontraremos con acumulación de productos que no rotan.

Además, la sobreproducción es una de las principales causas del inventario muerto. Y si abarcamos mucho, es posible que al producir en grandes escalas, se presenten los defectos en los productos.

Defectos

Nos encontramos con productos terminados con defectos, que conllevan a un desperdicio de materia prima, horas -hombre, suministros, entre otros.

Para evitar esto, conviene tener unas buenas estrategias de planificación de la producción, sistemas de calidad y control, que prioricen la calidad sobre la cantidad.

Excesivo procesamiento

El Lean Manufacturing también considera a todas esas etapas de producción que no proporcionan un valor al producto final. Y es que, en ocasiones, muchos procesos, conllevan a un desperdicio, de tiempo y energía, que bien podría usarse en otras áreas. 

Habilidades

Otro punto importante del Lean Manufacturing es el capital humano. Considerando que una empresa debe aprovechar las habilidades de su equipo, sin desperdiciar sus capacidades.

De no considerar esto, podría conllevar a la inactividad. Empleados que trabajan sin motivación y disminuyen la productividad.

¿Cómo aplicar el Lean Manufacturing en una empresa?

Como podemos ver, en el Lean Manufacturing intervienen una serie de procesos que son necesarios de implementar de forma gradual.

De esta manera, si quieres poner en marcha esta metodología en tu negocio, podrías tomar en cuenta las siguientes herramientas, creadas en conjunto con el sistema:

Herramienta del tablero japonés

Esta herramienta, también llamada Kanban, surgió junto a la idea del Lean Manufacturing. El objetivo aquí es visualizar los procesos de diferentes maneras, considerando el flujo de producción de la siguiente forma:

  • Actividades por realizar.
  • Actividades en proceso.
  • Tareas finalizadas.

¿Cómo aplicamos esta herramienta a nuestro negocio? Considerando que la movilización de una tarea solo se podrá hacer cuando se concrete la anterior. Es una útil idea para visualizar todo el proceso.

Justo a tiempo

Este sistema de gestión toma en cuenta los procesos de producción, compra y envío, que deben darse en un momento determinado, justo cuando surge la demanda. El objetivo de esta herramienta es reducir el desperdicio y la producción en exceso.

¿Cómo aplicarlo? Tomando en cuenta la demanda, y en función a ello determinar la producción. Encontramos que este sistema se aplica a través del punto anterior, lo que representa una secuencia o autorización de pasos.

¿Qué logramos con esto?

  • Reducción de mano de obra inactiva.
  • Un equipo de trabajo optimizado, en función a la demanda.
  • Reducción de producción en exceso.
  • Evitamos el inventario muerto.
  • Menos posibilidad de errores.
  • Control y seguimiento.

Es importante tomar en cuenta que para poner en práctica esta metodología, tenemos que mantener una visión del negocio y un detalle de las etapas que intervienen en el proceso de producción.

Si quieres implementar este sistema, una buena idea sería comenzar con algunos proyectos, pueden ser pequeños. Luego trasládalos a áreas específicas del negocio hasta que tengas el control, hagas seguimiento y veas los resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.